Prototipos

La solución Clooney

Posted in Bares, Prototipos on diciembre 31st, 2010 by José Manuel Rey – 3 Comments

Un grupo de chicos se encuentra en un bar una noche de sábado. Otro grupo de amigas que entra en el local despierta su atención. Entre ellas destaca una rubia platino que les resulta poderosamente atractiva a todos. Movidos por instintos presumiblemente biológicos, cada chico considera por separado si acercarse a hablar a la rubia –consciente de que podría competir con otros y, como resultado, terminar hablando solo en la barra– o irse a charlar con una de las otras chicas –todas morenas– sin competencia y, por tanto, con éxito (dialéctico) asegurado.

Una versión de esa estereotipada situación ocurre, además de en bares y sábados innumerables, en una escena de la premiada película “Una mente maravillosa” (2001) protagonizada por Russell Crowe en el papel del matemático norteamericano John Nash.

read more »

Gimnasia con absurdo

Posted in Prototipos on septiembre 30th, 2010 by José Manuel Rey – 1 Comment

En contra de lo que puede parecer –su doku significa “números sólos” en el japonés de su origen moderno- los números pintan poco en el juego del sudoku, ni cardinal ni ordinalmente. Salvo por la comodidad que proporciona nuestra familiaridad con ellos, su papel lo podrían desempeñar igual de bien nueve símbolos cualesquiera. El auténtico escenario del juego no es la aritmética, sino la lógica. Pocos sustantivos tienen tanto prestigio como “lógica”, la poderosa sustancia primaria que sostiene a las ciencias y, por definición, el cemento de que está hecho el edificio de las matemáticas. El tan apreciado “sentido común” es sólo otra forma de decir “lógica cotidiana”.

El sudoku es un ejercicio de gimnasia lógica puro, sobre un tablero de 9×9 casillas, parcialmente relleno, que debe completarse con los números del 1 al 9 respetando tres sencillas reglas: cada número sólo puede aparecer una vez en cada fila, cada columna, y cada uno de los 9 bloques iguales (de 3×3 casillas) de la tabla. Por ejemplo, un nudo lógico de la siguiente partida consiste en probar por qué se puede colocar el 7 rojo:

Muchos sentirán las mismas ganas por deshacer ese nudo de la tabla que por dormir en una de pinchos. El único estímulo por deshacerlo está precisamente en el propio desafío de resolver un problema lógico, y tal desafío puede considerarse –sin mucho que objetar– aburrido y, por asociación, el ejercicio absurdo (ya estamos).

read more »

Importancias

Posted in Prototipos on junio 30th, 2010 by José Manuel Rey – 1 Comment

¿Se puede medir la importancia de las personas? Antes, debe convenirse qué se entiende por “importancia”. Cuando se trata de ganar –pongamos, dinero, votos, o torneos-  la métrica natural de las cosas establece el orden de importancia en las correspondientes listas -Forbes, del senado o de leyendas del deporte. Si se trata de comparar los miembros de esas y otras listas –churras y merinas; o los  del censo demográfico completo, vaya- la única métrica común razonable es la de la importancia social, la que se otorgan los individuos entre sí.

Además del término, también la cuestión de la importancia social está sólo claroscura. Por un lado, una gruesa legión ‑de las que hacen share‑ empezaría ordenando el censo con algún personaje cuyo único mérito reconocido es protagonizar su propio show de Truman, llevándose, eso sí, una pasta tan gansa como su actividad. Por otra parte, la crítica en un reconocido medio escrito relataría con asombro cómo es posible que la imprescindible y premiada película del groenlandés Uuf Kesopor –es un suponer- haya pasado tan desapercibida.

read more »

Tramos y tramas

Posted in Prototipos on febrero 26th, 2010 by José Manuel Rey – Comentarios desactivados

En enero de 2010 parece que han entrado en funcionamiento los temidos radares de tramo anunciados en varias ocasiones por la DGT. Estos caros dispositivos miden el tiempo que tarda un vehículo en recorrer la distancia que hay entre dos puntos. Si al dividir esa distancia entre el tiempo –la velocidad media- se obtiene un valor superior a la velocidad máxima permitida en el tramo, el resultado de la operación es “multa al canto” –clin-clon en las arcas del Estado (que son de todos).

El asunto es interesante porque no te multan por haberte cogido con las manos en la masa -perdón, con el pie en el acelerador,como hacen los radares convencionales de punto-  sino que te inculpan por deducción. No se puede realizar un trayecto a una velocidad media sin que en algún punto del tramo se haya alcanzado esa velocidad: es por esos puntos que te multan (sólo una vez, gracias). El método deductivo es tan de novela negra que la ley actual no puede caer con su peso sobre el acelerado conductor, y andan modificándola ya en el Senado. read more »